Arômes de Pavie 2006

Para celebrar el reciente ascenso de Château Pavie, en la clasificación de Saint Emilion, a Premier Grand Cru Classé nos descorchamos una botella de su segundo vino.

En concreto el Arômes de Pavie 2006.

Y menudo vinazo. Potente, profundo, con un perfecto equilibrio entre madera y fruta roja. Elegante.

Tiene mucha jerarquía.

Por unos 45 euros la botella, si que sirve para hacernos una idea de la dimensión de estos vinazos. 

Lo malo es que mucho nos tememos que esta nueva clasificación va a acarrear inflación en sus precios.

Pero mientras, disfrutemos de él.

Imagen

 

Rauzan Segla 2004

Otro de los vinos que pudimos probar gracias a “La Revue du Vin de France” fue uno de los de corte tradicional que mas nos gustan.

El Château Rauzan-Ségla 2004.

Este segundo Cru de Burdeos siempre que lo hemos catado ha demostrado ser pura seda, y este 2004 no podía ser menos.

Como la madera está bien trabajada, los matices frutales y minerales se van presentando en boca con la perfecta armonía que le brinda su integración alcohólica.

Esta añada no la hemos visto en España, aunque no es un vino difícil de conseguir, la 2003 la tenéis en Bodegas Santa Cecilia por 65 euros y la 2009 en Lavinia por 200 euros, ojo que en esta añada la etiqueta la ha diseñado Karl Lagerfeld, el resto no debería pasar de 100 euros.

Que todo suma, en todos los sentidos.

Nosotros recomendamos la añada 1998, 2004 y 2009, que son las que hemos catado.

Imagen

Dr Loosen 2011

Dr. Loosen 2011. Mosel. Alemania.

Uno de los mejores vinos, relación calidad precio, que hay en el mercado.

Es que de hecho no conocemos a nadie al que no le guste.

Y mira que conocemos gente.

 

Imagen

Neige Ice Cider

Aquí os dejamos una foto de esta joya ámbar que es el Neige Ice Cider, por si no lo sabéis los Icewines son vinos producidos mediante la recolección y prensado de uvas congeladas de forma natural, en este caso en vez de uvas han utilizado manzanas.

El resultado es una dulce ambrosía densa y larga, con notas de miel, crema pastelera y, por supuesto, manzana.

Un lujo ya que no va barato, la botella de 37,5 cl, cuesta unos 40 euros. Nosotros la disfrutamos en DiverXO.

 

Imagen

Adelardus Tripel

De la fábrica belga Brouwerij Kerkom.

Esta cerveza de abadía resulta explosiva por sus 9º. Pero ojo que el alcohol esta muy bien integrado, no da sensación de tanto, lo que la convierte en peligrosa.

El fraile bonachón de la etiqueta es para que nos confiemos.

Y no deberíais.

Imagen 

Philippe Pacalet Meursault 2006

Dentro de los viticultores que conocemos si hay uno que nos resulta transgresor ese es Philippe Pacalet.

Este amable terrorista, es un radical del vino natural y del cultivo poco intervencionista. Un hippie.

Vamos que puede poner en la etiqueta “sin colorantes, ni conservantes”. Ni nada.

Nosotros hemos catado su chardonnay gracias al Meursault 2006, vino blanco con crianza en barrica, de color dorado, en nariz es muy floral con notas minerales, en boca presentó notas de oxidación, habría que ver otras botellas, aún así, resultó goloso, largo y muy raro.

Tan original que se confunde con otros vinos.

Su precio es alto, poco mas de 50 euros la botella, pero la verdad es que no hay nada que se parezca a esto.

Imagen

Pago de Carraovejas, El Anejón de la Cuesta de las Liebres 2009

Si el nombre es largo, lo demás también, de hecho hacía mucho que no nos pasaba que en nariz el vino nos saturase, como un perfume, y eso que llevaba abierto unas cuantas horas.

Es un material muy delicado que hay que manejar con cuidado, como la nitroglicerina.

En boca es explosivo, denso, sabroso, fruta con matices minerales, muy redondo aunque su momento está por llegar.

Nosotros echamos en falta algo mas de finura y de mentol.

Nos gustan las florituras, que le vamos a hacer, y mas cuando la botella cuesta unos 80 euros, precio, por ahora, que nosotros no pagaríamos, hay bichos sueltos por ahí mucho mejores y mas baratos.

Imagen

Chasse Spleen 2009

Ya teníamos ganas y, por fin, hemos podido catar el Château Chasse-Spleen, en concreto, su añada 2009.

Estamos ante un vino que da mucho juego, empezando por su nombre, sobre el que hay dos leyendas, una en la que dicha denominación es por Baudeleire y en la otra se le achaca a Lord Byron, a ellos parece que les hace mas gracia la anécdota relativa al primero ya que en la parte frontal de la botella reproducen un fragmento de un poema de Baudeleire de “Las Flores del Mal”.

Nos gustan los vinos con historia. Pero vamos al tema.

Estamos ante un Cru Bourgeois Exceptionnel (Clasificación del Médoc, 2003) con un ensamblaje formado por Cabernet Sauvignon, Merlot y Petit Verdot.

El resultado en nariz es sobresaliente, notas de madera y fruta roja, aunque le cuesta abrir, en boca lo que mas nos gustó fue su elegante mentol, que potencia su mineralidad y la vainilla, aunque no estaría mal algo mas de fruta y menos de madera, pensamos que su consumo óptimo vendrá con los años.

Resumiendo, es buen vino, pero su precio, en torno a 40 euros, hace que haya opciones patrias igual de interesantes.

Ya es cuestión de elección.

 

Imagen

Kamm & Sons

No se si lo sabéis, pero en “Astérix en Bretaña” hay un momento en que se dejan una cantimplora de la poción mágica en Londres.

Dicha pócima fue encontrada por la familia Kammerling, que ha decidido ponerla a la venta bajo el nombre de Kamm & Sons, y para presentarla nada mejor que otra guarida druida como The Cocktail Room.

Kamm & Sons es un brebaje destilado con mas de 45 botánicos, como la equinacea, el gingseng, bayas de goji, miel de manuka, pomelo, gingkgo, enebro.. si Red Bull te da alas esto te da reactores atómicos.

De todos modos, aparte de sus propiedades reconstituyentes y espirituales, a nosotros lo que nos importa es como sabe y como mezcla.

Y ahí es donde nos explicamos que Obelix se cayera en la marmita, lo que no entendemos es como no lo hizo el resto de la aldea, es una bebida suave, con una nota alcohólica agradable (33º), color dorado (lo que veis en la foto no es el producto definitivo), sabor a miel, flores, notas herbáceas, bitter, singular, muy cambiante y sofisticado. Está muy bueno.

Pero lo mejor es mezclarlo, y para eso, una vez mas, Alex Kammerling, el Panoramix británico, se puso a mezclarlo con pomelo, con limón, tónica, hizo una variación del Bloody Mary y dentro del nivelazo, se marcó un cocktail de Kamm con Moet Chandon y otro con Laphroaig 10 años. Y este último, dada nuestra pasión por los whiskeys perTurbados, nos parece uno de los mejores cócteles que hemos probado nunca.

Pues si, pobres romanos, les tuvo que caer una buena.Imagen

 

Patric Roger Chocolatier

Este fin de semana nos hemos dado un garbeo por Bruselas y una de nuestras paradas ha sido la chocolatería Patrick Roger. 

Una de las casas de chocolate mas exclusivas del mundo.

Nosotros, entre otros, probamos su excelente chocolate hecho con un 75% de cacao haitiano. Muy raro. Muy bueno.

Su gama es realmente extensa, no solo por la cantidad de países de los que sacan cacao sino por sus bombones o animalitos de chocolate.

Si os gustan estas cosas es una visita obligada, aunque hay serio riesgo de perder la cabeza.


Imagen

Viña Sastre Pago de Santa Cruz 1996

 
 
 
 
 
 
 
Ya comentamos en capítulos anteriores este vino, pero en añadas más actuales, 2009 y 2010.

Entre que somos muy impacientes, nos puede la ansiedad, y que en las tiendas es muy difícil encontrar otras añadas que no sean las recién comercializadas, con suerte la anterior, se nos presentaba una ocasión única.

No defraudó. Estamos ante un vino redondo, sin las impetuosidades de añadas mas modernas, aún así sigue teniendo mucho recorrido, pero ya demuestra un excelente nivel de fusión entre la madera de roble americano, una delicia sus notas de vainilla, y un impacto frutal mas reposado, mas largo que ancho, sutil. Fundido.

En cuanto volvamos a visitar a nuestros amigos de Viña Sastre nos haremos con mas de estas. Vamos avisando.

 
Imagen

Beefeater Crown Jewel

Gracias a The Cocktail Room, hemos catado una de las ginebras mas singulares y exclusivas.

Tan exclusiva que está retirada del mercado desde hace unos tres años. Y, como decía el poema de E.A. Poe (gran aficionado al destilado), nevermore?

Que nosotros sepamos sólo está a la venta en The Cocktail Room y su stock no es mucho mas del que veis en la foto, cinco botellas, su precio ronda los 60 euros cada una que, además, son de un litro.

Se empezó a fabricar en 1993, es una London Dry Gin de una gran complejidad, la concentración de aromas en nariz es tremenda y en boca el ataque es cítrico y especiado para ir dejando paso a un final larguísimo donde se imponen las notas picantes de la pimienta, eso se nota de lo lindo, la integración alcohólica de sus 50º es espectacular pero estamos ante una ginebra bastante violenta.

De las que no hace rehenes, material sensible que hay que manipular con mucho cuidado.

Acceder a Crown Jewel ha sido toda una experiencia. Nos ha encantado.

 

Imagen

Viña Real Gran Reserva y Reserva Especial 1968, 1962 y 1954

Para finalizar con los tintos de Viña Real Gran Reserva y Reserva Especial, vamos con su tridente mas demoledor.
 
El trio infernal (aunque eso sea otro vino u otra peli, según se mire).

1968, este Gran Reserva, para nosotros fue el mejor de la noche, aparte de Garnacha también lleva Viura, en nariz estaba muy vivo, aromas de café, vainilla.. en boca se funde, totalmente cohesionado, los tostados, ahumados fruta confitada se fusionan para dar un sabor difícil de deconstruir. Uno de los mejores vinos que hemos catado nunca.

1962, Gran Reserva, la pena de éste es que la muestra de cata que nos tocó estaba afectada por el corcho, pero como la gente que nos acompañaba era muy solidaria, pudimos probar de una copa que no sufría este problema, al ser ajena tampoco nos quisimos recrear. Lo que si se nos quedó es que era espectacular, del nivel del anterior, incluso de discutirle el trono, sus notas ahumadas eran aún mas sofisticadas… una delicia.

1954, Reserva Especial, el Top 2, otra barbarie, en nariz los terciarios eran magnéticos y en boca del estilo de los anteriores, al venir después perdió capacidad de sorpresa, pero no podemos por eso penalizar a otro supervino mítico de talla mundial, comparable con cualquier salvajada, de este corte, que se os ocurra.

Nunca en tan poco espacio, hemos hablado de mejores vinos.

Y no creemos que vuelva a pasar, aunque lucharemos por ello.

 
 
Imagen

Viña Real Gran Reserva 1988, 1981 y 1976

Seguimos en nuestra ruta por el pasado con las siguientes tres añadas de , catadas ayer en la Taberna de Laredo, 1988, 1981 y 1976.

La 1988 se puede llevar el premio a la mas poderosa de todas, en nariz el balsámico esta a la altura del Vicks Vaporubs, ahora que empieza la época de alergias viene bien, gran presencia de aromas de tierra mojada, no es una pijada snob es que se notaba mucho este matiz, en boca es especiado, largo, monolítico. Un estacazo, se echa en falta algo mas de complejidad pero de potencia va sobrado.

1981 es otra a incluir en el Top 5, en esta la presencia de la Garnacha se manifiesta en todo su esplendor, vino alcohólico, 14º, que sirve de hilo conductor para una explosión de fruta confitada, goloso y adictivo, de este fue la primera muestra de cata que nos acabamos del tirón. No dejamos ni un átomo.

1976 bajó algo el nivel, estando bien, nos pareció que tenía un punto empalagoso y añejo, no tenía la frescura de los anteriores.

Imagen

Viña Real Gran Reserva 2005, 1996 y 1991.

Amigos del misterio.

Vamos ya con el principio de nuestro viaje en el tiempo a través de Viña Real Gran Reserva. Los primeros fueron el 2005, 1996 y 1991.

Naturalmente el 2005, al ser poco salto en el tiempo, fue el vino más parecido a los actuales de la cata de ayer, Tempranillo con toque de Graciano, en maderas de roble francés y americano, potente y balsámico, se intuye mucho recorrido, habrá que estar atentos a como evoluciona.

En el 1996 ya si empieza a verse fiesta, el color se apaga un poco, no siendo rojo cereza si no que afloran los tonos teja, en nariz es muy especiado, notas de pimienta y bosque, el tanino empieza a pulirse, la fruta sigue estando muy presente pero ya asoman otros matices, su acidez augura un buen futuro. 

Y acabamos esta tanda con uno de, a nuestro juicio, mas destacados de la noche, Top 5, 1991. Aquí la fruta ya tiene cierto aroma pasificado, por esta época lo hacían con Garnacha (en torno al 20%) y le sienta bastante bien. Es fundido y sutil, la integración alcohólica y la madera hacen de este vino un auténtico delirio. Muy redondo.

Imagen 

Vicenta Mater 2009

Debutar en una de nuestras añadas favoritas de la Ribera del Duero tiene sus ventajas.

Se puede decir que es el primer vino apadrinado por el Colectivo Decantado, ya que uno de los nuestros, Laura Sardina, es de la familia que lo produce, Bodegas Tudanca.

Ya lo catamos el año pasado, recién embotellado, y nos alegra enormemente lo bien que está evolucionando.

Con la fruta por bandera y el tanino mas reposado, madera y alcohol se integran a la perfección y dan como resultado un vino goloso, muy agradable, de los que se beben del tirón, sin perder de vista que su final tiene cierta complejidad y bastante elegancia.

Por los 10 euros que cuesta, lo consideramos uno de los mejores catados en su segmento. Sin nada que envidiar a nadie.

Imagen.

Auxey Duresses 1er Cru, Domaine Diconne, Les Grand Champs, 2008.

A la venta en la excelente tienda/wine bar bruselense Etiquette por 26 euros, no dejamos pasar la oportunidad de probar un vino de los que escasean por las estanterías españolas.

Y es que parece que nos cuestan los vinos tan poco tánicos, a nosotros nos parecen deliciosos, sedosos, elegantes.. de los que entran solos.

Para nosotros este tipo de borgoñas son lo máximo.

Imagen

Orée du Bois 2010.

Hace poco nos hicimos con un vino belga en uno de los supermercados mas comunes de Bruselas. Delhaize.

Realmente no nos sorprende que haya vinos belgas, ellos también tiene su corazoncito, sus campiñas y eso, pero si que tengan una etiqueta tan chula como la que tiene esta botella.

Entre eso, y que costaba 8 euros pues nos decidimos a comprarlo y comentar la experiencia.

Una vez mas, el Colectivo Decantado seleccionando con criterio.

No está mal, es un tinto hecho con uvas híbridas, Regent y Rondo, tiene buenos toques de fruta roja y ataque especiado, eso si, según oxigena va perdiendo en vez de ganando ya que su final amargo se va imponiendo.

Hay que beberlo rápido, pero cumple.

Imagen

Marcel Lapierre Morgon 2007

Nuestro productor fetiche en nuestra parafilia preferida de Borgoña.

Monovarietal de Gamay biodinámico.

Marcel Lapierre, que en paz descanse, ha sido uno de los creadores de vinos mas admirables que conocemos, sus vinos son pura dulzura, elegancia yfruta roja.

Y lo mejor es que no es del todo difícil de conseguir en Madrid ya que lo venden en La Tintorería por algo mas de 30 euros.

Ya tardáis.

Imagen